Destacado

  La anécdota.
 
    Después de varios titubeos y una ampliación en la fecha de entrega de proyectos, a finales de abril del 2005 se dio a conocer que el artista fallero elegido para realizar la falla del Ayuntamiento de Valencia sería Ramón Espinosa. Plantar la falla más emblemática de toda la ciudad es un compromiso que resulta coser y cantar para un veterano como Espinosa, entregado a su oficio desde joven. Se le caracteriza por su constancia en el trabajo y cumplimiento de los plazos de taller, a finales de julio tenía prácticamente ultimado el remate de la falla, una madre de 25 metros de altura basada en un diseño original de Alejandro Santaeulalia que, con el nombre de la canción “Imagine” de John Lennon como referente, imaginaba un mundo ideal. Un proyecto en el que trabajaron artistas falleros de categoría. Lo que seguramente no esperaban eran las sorpresas que les aguardaban durante el montaje de la falla.  
 
 

 
La falla municipal “Imagine” contenía en una de sus escenas un gran homenaje al fallecido artista Manolo Martín, realizado por sus hijos, y no fue el único, la falla Pl. Obispo Amigó incluía otro distinto, pero con el mismo fin, homenajear a un gran artista que, desde esta sección, también es recordado. Los hermanos Martín Huguet continúan en sus monumentos fieles al estilo estético de su padre.
 
   “Treballar de valent”. Alejandro Santaeulalia -diseñador del proyecto original- y todo un equipo de colaboradores que se volcaron con el artífice Ramón Espinosa, varem treballar de valent, como se suele decir por aquí, durante todo un año y a contra reloj los cinco días previos a la plantà tras el acto vandálico que acabó con parte de las piezas importantes de la falla municipal. Su trabajo es meritorio, mucha gente se vendría abajo, con la moral por los suelos a causa de la grave falta de civismo y respeto hacia el comprometido trabajo anual de los artistas falleros, que se han visto abocados a canalizar todos sus sentimientos en un único objetivo: intentar acabar la falla lo más parecida a la que ya había comenzado a montarse y, ya sea de paso, no dar la satisfacción a unos pocos de conseguir que el remate de la falla llegara decapitado al día de San José.

   Al final, las piezas se ultimaron, sin llegar a la perfección debido al corto plazo de tiempo que quedaba disponible, porque todas las fallas debían amanecer plantadas en su totalidad el 16 de marzo, como es tradición. Después del gran esfuerzo de los artistas, esperemos que el público sea inteligente y no crea que las fallas son fáciles y rápidas de realizar, que se pueden acabar en tan solo cinco días. La inmensa mayoría de artistas falleros realizan más de una falla anualmente, un gran número de remates, escenas y ninots, con todo el trabajo que ello conlleva.

   Las piezas perdidas estaban elaboradas en poliestireno expandido, partían de una maqueta que había sido digitalizada, por ello su posterior reproducción fue más rápida, el modelo ya había sido estudiado previamente y, como se ha mencionado anteriormente, las nuevas piezas no llegaron a alcanzar el detalle y perfección por falta de tiempo. Con los métodos y materiales actuales se ahorra tiempo en la confección de las figuras, si se hubieran empleado los tradicionales, con el uso del barro, los moldes de escayola y el llenado en cartón, no habría dado tiempo a terminar las piezas para la cercana fecha debido a la espera de secado que requiere cada figura. No obstante, las esculturas de poliestireno llevan una minuciosa elaboración, una vez talladas también deben de ser encartonadas y masilladas, un proceso que conlleva su tiempo. En este excepcional caso, se ha sustituido el encartonado por un masillado directo sobre el corcho con una resina de secado rápido. El acabado de su superficie no pudo ser tan pulido, se pintó con pistola y como únicos detalles con pincel, se pintaron las zonas de los ojos y labios.

   No faltó mano de obra y dedicación, los artistas estuvieron trabajando en el taller turnándose en jornadas intensivas diurnas y nocturnas para realizar unas nuevas piezas, el busto de una madre estilizada y su hijo, que han aguantado sus cuatro días de gloria demostrando a todos el espíritu de superación de los valencianos y que nadie puede aguarnos nuestra fiesta y tradición.

   La anécdota del año no ha sido que alguien haya decidido pegarle fuego a la falla del Ayuntamiento antes de tiempo, sino lo que nos han demostrado los artistas con su trabajo, infravalorado en muchas ocasiones.
 
 
     
 
       Observen el detalle del remate de la falla San José de la Montaña 2006. No refleja únicamente que los hippies llevaban unas buenas melenas, la expresión del rostro define el temperamento de un pacifista de finales de los años sesenta, que descansaba con su guitarra sobre el mítico Citroën 2CV. Se trata de otro magnífico remate del maestro Luis Herrero que cuida el detalle y busca el gesto apropiado para sus figuras.

   Las fallas de 2006 nos han brindado una buena colección de remates, contraremates y bellas composiciones que han logrado ser todo un regalo para la vista. Una vez más, ganan en número las figuras femeninas, las masculinas siguen rozando la exageración, lo grotesco y esperpéntico. A continuación encontrará una recopilación de fotografías de algunas de las figuras más bellas y favorecidas situadas en la parte más alta de cada falla. La selección se ha realizado valorando su calidad cromática, sus formas y belleza estética.
 
 
     
Artista: José Latorre y Gabriel Sanz.
Falla: Exposición-Micer Mascó.
 
Artista: Pedro Santaeulalia.
Falla: J.Comín-S.Calderona (Nou Campanar).
 
    Exposición-M.Mascó. Esta figura ha sido elegida por su conseguida postura vigilante y atenta, pero cualquiera de las dos indias guardianas que escoltaban al gran jefe maya de la falla Exposición habría estado bien, al tener un buen diseño documentado y estar correctamente caracterizadas con los ornamentos propios e históricos de la tribu. Destacaban las construcciones imitando a la perfección la piedra tallada y antigua. Hay que añadir que toda la falla en sí era fiel al boceto y la maqueta, principalmente en el modelado. En las fallas a veces suele ocurrir que el acabado dista mucho del proyecto inicial sobre el papel. Latorre y Sanz reprodujeron bien el trazo del diseñador Ramón Pla, sobre todo en el detalle de las manos, cabello y rostro, con un acabado cortante y cuadrado.

  Nou campanar. Y seguimos con más etnias y culturas de otros países, en esta ocasión el encanto oriental que invade a occidente con su mercado. La joven bailarina de Bali -isla situada en Indonesia- lucía la ritual vestimenta rica en preciosos adornos. El tratamiento tanto en el modelado como en la pintura fue delicado y sencillo, sin pinceladas adyacentes, ni brillos que destacaran demasiado, sobre todo en el rostro los matices se hallaban fundidos y unificados. En este aspecto, guardaba cierto parecido al estilo de las figuras de niños y jóvenes que representan en sus fallas los artistas Latorre y Sanz. El creador, Pedro Santaeulalia, comentó que la falla tenía más amplitud de miras, no abarcaba únicamente Asia, en lo más alto diversos niños orientales representaban el futuro y, en el frondoso cuerpo central y contraremates se incluían varias especies de naturaleza oriental. Subir
 
 
     
Artista: José Ramón Espuig.
Falla: Islas Canarias-Trafalgar.
 
Artista: Francisco Mesado.
Falla: Duque de Gaeta-Puebla de Farnals.
 
    Una engalanada corista. La imponente figura femenina ligerita de vestiduras que presidía la falla Islas Canarias-Trafalgar, representaba el glamour de las vedettes de un espectáculo de variedades que tanto se ha utilizado en las fallas desde la época del destape hasta nuestros días. Se trata de un tallado en poliestireno original y exclusivo de José Ramón Espuig, valorándose un dominio de la técnica de la escultura sin que los últimos materiales en la elaboración de fallas impliquen cambios en el estilo del artista, que continúa genuino y perenne.

  Una de miedo. La vampírica mujer portando un candelabro y melena al viento, sirve como muestra del excelente trabajo al que nos tiene acostumbrados el artista Paco Mesado, todo un “monstruo” en la categoría de plata, alzándose con el primer premio de la sección 1ªA. En el momento que se supo que Mesado sería nuevamente el artífice del monumento para la comisión Duque de Gaeta, era todo un reclamo volver a visitar la falla del sector Camins al Grau. Sobre medio arco arquitectónico formaban una composición equilibrada y sencilla cuatro figuras entre remate y contraremates, de atuendo y caracterización encuadrada a finales del siglo XVIII, de las cuales se distinguía el monstruo del doctor Frankenstein y el vampiro Drácula, horrorizados por el mundo actual y el futuro que se plantea. Un buen modelado y correcta proporción de las formas al que se sumaba la calidad pictórica de Moisés Alarcón, que ha sustituido su habitual paleta de color cálida empleada en los últimos monumentos junto a Mesado, por unas tonalidades más frías en armonía al tema inquietante de la falla. Subir
 
 
     
 
 
 
   Transparencia. La Falla San Vicente-P.Azzati 2006 fue una de las mejores del currículum del artista Xavier Herrero, pionero en difundir mediante un vídeo en formato digital, el dedicado proceso de elaboración de su falla. Probablemente, será una de las más recordadas de su trayectoria de fallas plantadas en la ciudad de Valencia, y sino es así, en esta web se hace hincapié para que sea recordada. A pesar de la competencia, el resultado debió de ser óptimo cuando la comisión -a punto de celebrar su 50 aniversario- renovó contrato con el artista para plantar la próxima falla. Después de su incursión en la sección 1ª A durante dos años consecutivos en las comisiones Cuba Literato Azorín (1999/2000) y Conserva Berenguer (2002/2003), tras varios años alternando comisión pero manteniéndose en la sección primera, Xavier Herrero volverá a repetir en Periodista Azzati el año 2007.

   La chica exuberante en representación de la moda, con un único punto de apoyo y riesgo, formaba parte de una composición muy primaveral, fresca y sencilla, con pajaritos, figuras ligeras de ropa, colores vivos e intensos y un sonriente sol como pieza más alta de la falla en el que se cuidó en su pintura hasta la ficticia proyección de luz sobre la fachada del cuerpo central, mediante sombras de colores violáceos bajo las molduras, tejas y decoración exterior. A primera vista, en el dibujo del proyecto existían dudas acerca de como solucionaría el dorso del cuerpo central, en el que se podían ver la mitad de dos personas asomadas a los balcones. Solo se realizó una fracción del exterior de una vivienda evitando una innecesaria profundidad, las figuras se hallaban como encerradas en dos cuadriláteros claustrofóbicos, pero resueltas con imaginación de una forma original, algo inapreciable si contemplabas la falla por su parte frontal y posterior, exceptuando los laterales.

   El artista ha evolucionado en cuanto a formas, el cambio en la confección de sus ninots del modelado en barro a la talla de corcho, ha contribuido en unos volúmenes más sugerentes, con un estilo que se ha formado con el paso de los años -sobre todo en la forma característica de los ojos de las figuras- como firma artística. Subir
 
 
  Un llamamiento a la imaginación.
 
 
 
   Los seguidores de las fallas diferentes no deben perderle la pista al taller de Miguel Delegido, un creador singular que alterna formas clásicas de caricatura moderada con líneas artísticas frescas, y es que en el año 2006, la falla de Bolsería o de Quart Extramuros, no tenía nada que ver con Norte-Dr.Zamenhoff, en cualquiera de los casos, una forma o pincelada característica vislumbra la firma del autor, que va mutando conforme cree apropiado o la temática del proyecto lo requiere, demostrando una máxima creatividad, dominio de las técnicas y un amplio abanico de posibilidades respecto a los artistas enfrascados en un mismo estilo.

   Recordemos esas enormes garras que parecían emerger del mismísimo averno el año 2004 en la Merced, con los efectos de humo o niebla propios de un espectáculo audiovisual que manaba del interior de una enorme boca en la que reposaba la diabólica gárgola, observándonos con sus ojos brillantes, cual gato en la noche. Unos recursos poco vistos en las fallas.

   Analizando uno de sus últimos trabajos, encontramos una ciudad sombría con edificios de geometría simplificada y las torres Kyo como protagonistas, inclinadas y enfrentadas tal y como pueden verse en Madrid. La originalidad de la composición la aportaba un zeppelín en suspensión asomando entre las torres, como única nota de color y ejemplo de innovación. En los bajos de la falla, las formas sinuosas y puntiagudas de las extrañas figuras contrastaban con los edificios colocados en segundo plano. Como detalle peculiar acorde al lema de la falla, cabe destacar que las únicas figuras que miraban hacia el remate tenían en sus rostros un degradado rojo sobre el gris de sus cuerpos, reflejando el color de un zeppelín que conseguía captar la atención del público.

   En la fotografía me he permitido sustituir el fondo por el color original del boceto, para apreciar la combinación cromática de matices y el color dominante, en un proyecto que a primera toma de contacto resultaba atrayente, invitando a indagar y descubrir su significado. Como era de esperar, la falla fue crítica, metiéndose con la burocracia y la carencia de imaginación entre otros asuntos. Subir
 
 
 
     
     
Está prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos expuestos sin el consentimiento de esta web, salvo que se indique la procedencia de los mismos, así como un enlace directo a: ingenioygracia.com