Introducción

  Exposición del Ninot 2007.
 
 
   Introducción a la exposición. Ha pasado un año y la que nuevamente fue la plaza de la Navidad vuelve a convertirse en la plaza de las Fallas. Sin comerlo ni beberlo, ya van cuatro años que la exposición se celebra en la explanada exterior del centro comercial Nuevo Centro, consiguiendo que hasta aquellos más inconformistas o exigentes con la nueva ubicación se hayan acostumbrado, -que remedio- y es que cada año aumenta el número de fallas en Valencia capital, requiriendo una amplia superficie que pueda albergar durante un mes todas y cada una de las escenas grandes e infantiles de cada falla, con una buena distribución y sin amontonamientos que recuerden anteriores lugares donde se inauguró. Un espacio del cual dispone la explanada donde actualmente se halla, además de ser una localización conocida por encontrarse junto a un concurrido centro comercial, siendo un lugar idóneo como reclamo para después de hacer unas compras, ya sea de paso, votar a tu ninot preferido.

   Pero esto no quita, que como en cualquier carpa instalada, cuando hace aire aquello haga tal ruido -por el golpear de las lonas y los flexos tambaleantes- que ni se escucha la típica melodía fallera de fondo para crear ambiente, algo que ya se comentó aquí hace dos años. La cosa sigue igual, peculiaridades de un lugar provisional y desmontable, lo cierto es que los ficticios muros que emulan la puerta gótica de la Lonja guardan coherencia con unas fallas marcadas por el popular “cartón piedra”.

   Este año los artistas han dispuesto de más tiempo para transportar las escenas con más comodidad, pudiendo hacerlo por las mañanas también. Una de las anécdotas que se viene aconteciendo desde hace varios años es el aparatoso acceso de determinados ninots por las puertas. Es habitual encontrarse bastantes altibajos o diferencias de altura en figuras de una misma sección, algo que puede dar la impresión de que se ha sido más flexible en las medidas de las escenas mayores para la exposición. La dificultad llega cada año en el momento de introducir por la puerta algunas escenas grandes. Las de metro ochenta y las infantiles lo tienen fácil, pero las hay enormes y cada año más cantidad, con lo cual hay que tumbarlas con cuidado para que puedan entrar.

   Precisamente esto mismo trata mordazmente el artista Toni Fornés en su escena para la falla Federico Mistral Murta. ¿Qué puede haber mejor para ilustrar esto que no sea una de las escenas más destacadas de la pasada Exposición del Ninot? En la fotografía podemos ver una parodia con la caricatura propia de Fornés en la que se identifica a un reconocido artista como es Algarrá junto a su compañero intentando introducir por la puerta la embutida figura.

   Otra de las peculiaridades que no he comentado en esta web en las crónicas de la exposición de otros años, es el contraste entre el montaje y la clausura de ésta. La recepción de ninots en la exposición por parte de los artistas falleros los días previos a la inauguración, es discreta, pueden verse saludos entre compañeros de profesión que coinciden allí, vehículos cargados de escenas para varias de fallas, como introducen figuras inmensas por puertas minúsculas con cierta habilidad y mucho cuidado. Una jornada bastante tranquila en comparación con el jolgorio del día de la clausura, en el que las comisiones falleras son las encargadas de retirar su escena correspondiente, armando ruido con pitos y bombos cual festejo de fútbol, performances carnavalescas de lo más variadas, haciendo botar el ninot por los aires e incluso desmontándolo. Durante un mes los votan y luego los hacen botar por los aires, en primer lugar en la clausura si la comisión se encuentra muy eufórica y finalmente en la cremà a base de tracas. Toda una celebración porque coincide con el momento de la plantà. Los monumentos grandes -y no tan grandes- llevan ya algunos días levantados, pero les faltan los retoques finales de montaje y las escenas de las bases, que se verán completadas con los ninots sometidos a votación popular que, un mes antes, fueron la primera muestra de cada falla.

   Mi intención no es la de destripar la exposición colocando todas y cada una de las escenas, la mayoría no se encontrarán aquí, esto no significa que esas carezcan de interés, ni que las destacadas sean las mejores, pues que mejor que acudir allí cada año y ver personalmente todo lo que se muestra.

   El buen humor particular de cada artista se transmite a las figuras, que agradarán o no a todo tipo de visitantes, pero al fin y al cabo son fallas, el sueño vuelve a hacerse realidad, la tradición ha despertado un año más, las fallas siguen dando de que hablar. La esperada y anual Exposición del Ninot volvió a abrir sus puertas.
 
 
     
 
 
 
   
 
Está prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos expuestos sin el consentimiento de esta web, salvo que se indique la procedencia de los mismos, así como un enlace directo a: ingenioygracia.com